textoalternativo

Hablar de UNO MISMO, es como una biografía en la que se relata la trayectoria del AUTOR de la misma, a ello me remito y cada uno hará lo mismo pero se supone que aquí no hay nombres ni nombrados ...solo hay lazos mencionados que forman parte de quien sí tiene un nombre y lo escribe en su propio LIBRO DE VIDA ya que la sanguineidad familiar está descrita en el ARBOL DE VIDA FLIAR y el LINAJE de la misma también. Para ello cito: 'No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas. El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca....' He vivido situaciones relevantes buenas y malas en mi vida personal y el camino ha sido un tanto pedregoso y duro de afrontar y que seguramente desde antes de nacer ya sabría que sería así,pero que agradezco, ya que de no haber sido de ese modo, no hubiera solo MADURADO para ser HOY FRUTO , sino que se me permitió CRECER Y EVOLUCIONAR interiormente para haber sido antes FLOR rompiendo estructuras ancestrales que nos forjan a ser como los demas quieren que nos veamos... para HOY llegar a ser LIBRE y mostrarme tal como YOSOY en la ESENCIA propia de mi ser.. No he sido una hija nada fácil, según tengo entendido pero todo lo que me enseñaron ( lo sepan ó no)mis padres y el colegio al que asistí para mi formación como persona, lo cumplí y me sirvió para ser RESPONSABLE y hacerme responsable de mis aciertos y equivocaciones. LO IMPORTANTE ES QUE NO ME FUI EN VICIO Y HOY me puedo ver y valorar porque me muestro y me ven tal cual soy. con defectos y virtudes pero que conoce hoy de ellos para vacilar. No me considero ejemplo de nadie ni copia fiel de ninguno ya, pero fui y soy APRENDIZ de mis propios errores por lo que HOY puedo afirmar que aprendí muchas lecciones como para entender y saber DE QUÉ SE TRATA 'VIVIR'. Seguramente me falten asignaturas pendientes, las que proyectadas en mis propios hijos me hacen y harán ver (evocando en mis recuerdos), lo que falta pulir ó afinar para sonar como una nota pura en el pentagrama de nuestra melodía familiar toda, pero sé que lo lograré porque lo importante fué, reconocer EL LUGAR que me tocó y le tocó a cada uno ocupar.En una biografía hay fechas, etapas . ... En mi LIBRO DE VIDA ...hay un COMIENZO, momentos ... sensaciones...emociones, movimiento...hay páginas que ya estaban escritas pero que AHORA y AQUÍ, hay cada día, una página nueva por escribir por la alegría de ser feliz porque soy mujer completa soy hija, he sido esposa y soy madre ...pero por sobre todas las cosas lo más importante es que he sido y soy en VERDAD AMADA por lo que ya no dejo renglones en blanco y HOY desde mi espacio se me permitió leer , corregir y completar lo que existe en MI HABER. De éste, mi LIBRO personal hay un solo AUTOR y Ël se reserva los derechos de escribir cuándo y cómo será el FINAL. Mientras ... me da tinta y paginas para dictarme dia a dia y disfrutar de lo que Él me dá para seguir haciendo y trabajar... para tratar de DAR lo que ABUNDA ... y no lo que SOBRE de (mi a veces) falta de HUMILDAD y MISERIAS que aún falten liberar. Lo comprometido es ahora DARSE CUENTA de ello. De mis tres hijos...ya cada uno escribirá su propia biografía 'si quieren' y si no... ya les llegará el momento oportuno y la hora indicada para escribir su propio LIBRO personal .

lunes, 10 de enero de 2028

Me Rebelo…,y SIENTO

En estos tiempos estamos ante la vital necesidad de transmutar los valores añejos que nos han forjado como personas. Aquellos que nos conectan instantáneamente con la culpa y el castigo, con el sometimiento y la obediencia. Me refiero principalmente a la importancia de recobrar nuestra espontaneidad de acción que fuimos perdiendo al pasar de los años. Espontaneidad que perdimos para poner encima la cautela que no es más que la hija del miedo a la desaprobación y al rechazo por parte de una sociedad que grita el desamor por quien no abraza sus normas.

Fuimos poco a poco construyendo un modelo de acción en el que el pensar antes de actuar es la base de nuestro aparecer en el mundo. ¡Pero qué burla a nuestra esencia resulta el postergar nuestro sentir más vivo y apasionado para dejar que sólo brote un mínimo de nuestro sentir, y con esto conseguir pertenecer a un mundo que te observa como si en el siguiente movimiento fueras a errar, es más, es como si lo esperara, ya que así confirma sus leyes y verdades!

¡Yo me rebelo…, y siento! Y con esto quiero decir que me cansé, que ya permití suficiente ahogo de mi ser por miedo a no ser amado como siento que merezco. ¡Qué ilusa! Tanto tiempo de ser fiel a normas y costumbres nacidas del más brutal control; ya es demasiado tiempo de infidelidades a mi esencia, aquella que por sí sola tiene el amor suficiente no sólo para vivir esta vida terrenal, sino que cubre hasta los vuelos de ensueño que doy cuando me siento y me reconozco libre.
Nada ya me obliga, y me sumo al tan temido salto al vacío que significa darme mi propia felicidad, sin culpar al mundo ni a los demás por las lágrimas que con dolor a veces brotan de mis ojos. Si la sociedad humana obliga, yo le permití hacerlo. Soy parte de una conciencia mayor en la que todos participamos, es decir, que si el mundo muestra la cara que muestra en estos días, es porque yo y todos vibramos en esa música. Este salto al vacío no implica escapar, sino reconocer que si los colores del mundo no me gustan es porque no fui un gran pintor…, pero puedo llegar a serlo!
El punto esencial aquí, y como siempre, es el amor, pero ese amor que es la energía de nuestro origen, no el sentimiento que conocemos por ese nombre. El sentimiento del amor, muchas veces, es una zancadilla que nosotros mismos nos damos para no encontrar la verdadera energía de creación. Nuestra soberanía no es algo fácil de alcanzar, y comienza en el nivel de amor que cada uno pueda darse a sí mismo…, incluso dejando de pensar en dar al otro porque así se nos enseñó. Se supone que ese debería ser nuestro actuar, ¿cierto?, olvidarnos de nosotros mismos para dar al prójimo, siguiendo esos añejos valores de un cristianismo tan alejado de aquel hombre que murió en la cruz. Si das todo a otro pierdes tu fuerza y te desvalorizas a tal punto que cedes tu poder a quien quiera tomarlo; este acto tan enraizado en nuestra sociedad nace de aquellas mentes que buscaron tomar nuestra conciencia para hacerse del destino de la humanidad, ¿y cómo? Generando miedo, culpas y castigo…, y haciéndonos creer que algo malo vive dentro nuestro, intrínseco, algo pecaminoso. Aunque tengamos conciencia de estos enredos de poderes y sometimientos, aún ruge en nuestro interior el monstruo del castigo por no ser buenos como se nos enseñó que debíamos ser. Por eso es que yo me rebelo, y me entrego al sentir antes que a la razón sin control, que me dice cómo debo actuar en la vida y ante los demás.

El ser bueno o ser malo, es la mayor estafa que ha creado la humanidad.

La bondad o la entrega a otro que lo necesite, no parte del despojo de mi alma, parte del total amor que primero me puedo dar a mí mismo. Amarme, sentirme, aceptarme, darme cuenta de mis potenciales y explotarlos…, eso me da brillo para que otro vea que es posible brillar por sí solo. Prefiero aportar al mundo en este sentir antes de llenar de migajas y limosnas a quienes aún creen que no pueden ser felices o que la pobreza es su destino. En vez de combatir a piedrazos o luchar con las mismas armas que nos desempoderan, prefiero cambiar la visión de mí mismo y alcanzar la máxima altura posible para que otros vean que es posible el propio amor…, ese que por rebalse inundará al mundo. Eso es poder, el verdadero poder al que temen los que tienen las riendas de la conciencia colectiva.
Yo no amo al mundo como algo externo a mi experiencia, yo no parto por amar a quien sufre, porque todos y todo son mi propia experiencia. Si yo vibro alto, en esa energía creadora que es el amor, el mundo habrá dado un salto importante hacia su libertad. La rebelión parte aquí dentro, y es más un sentir que un concepto; es cuando puedes permitir la conciencia de que nada tienes que hacer para que el amor bulla en ti. La conciencia planetaria todavía se mueve en creer que el hacer afuera y permanentemente, nos llevará a crecer y a encontrarnos, ¿cómo se deben estar riendo en sus tumbas y en sus elegantes sillones, tantos seres humanos que jugaron y que aún pretenden jugar con nuestra capacidad de amar para hacernos creer que la vida está afuera antes que en nuestro corazón? Pero bueno, ¡se acabó!
Sentir antes de actuar, amar antes de dar…, esto es un estado, es una vibración. Sentirnos a nosotros mismos y amarnos a nosotros mismos, porque el mundo es nuestra creación, un espejo de nuestro estado interior. Este caminar se puede compartir como una experiencia que cada uno puede llegar a vivir, pero no se puede enseñar, ¡en hora buena! Porque se acabaron las escuelas de crecimiento interior y espiritualidad, las religiones que aunque creyeron liberar, o eso nos hacían creer, sometían. El ser humano es único en su experiencia y soberano en sus actos, por lo tanto la única forma de compartir que es posible rebelarse a tanta historia de poder de unos sobre otros, es con la valentía de ser uno mismo.
Hacer lo que uno sienta es hacerse a uno mismo, sin normas ni estándares. Hacer lo que se siente es volcarse al mundo desde un corazón hinchado de amor, no pensando más en la ruta a seguir, sino sólo caminar, porque habrá confianza en lo que uno verdaderamente es. Y esto muchas veces implica tocar el más profundo de los abismos que nos depara el salto al vacío de nuestro interior, donde lo único que nos queda es el amor por nosotros mismos como nunca antes pensamos que se podía amar.
El viaje que nos depara este tiempo de cambios interiores que están creando un nuevo mundo, ya no consiste en conquistar el cielo sino aterrizar con todas nuestras fuerzas y de una vez por todas. Vivir la tierra y todo lo que nos ofrece como la experiencia más divina conocida. Por eso me rebelo…, y siento, sólo siento y vivo, recupero mi experiencia como la conquista más preciada en la ruta de ser uno con la vida!
Y en este acto de rebelión voy siendo cada vez menos cosas de las que me fueron acorazando en la vida, con las que yo mismo creí protegerme. No tengo ni necesito ser algo para vivir pleno, es más, la tranquilidad llega a mi pecho cuando descubro que no tengo nada que hacer, que sólo soy el que soy, sin títulos, ni apellidos, ni propósitos.

¡Yo me rebelo…, siento y respiro!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

loli R escribió:
Me hicistes llorar!que bofetadas me pegaste,pero es que a mi me cuesta quererme,no me preguntes porque,no lo se,pero he sentido al leerte algo que no se explicar,yo cantaba de pequeña cuando ne sentía mal la canción soy rebelde,de Karina,creo que en mi otro blog Amor de madre lo cuento,bueno cuento muchas cosas hasta mi relación con nuestro padre celestial.
Miriam(bonito nombre bíblico)Es para mi un honor que me hayas invitado a este espacio,creo que me va ayudar muchísimo ,sabia que nuestro padre seguía cerca de mi y que te puso en mi camino.
Muchísimas gracias amiga.con amor Loli

Catalina dijo...

Querida amiga... me agrada mucho la simpleza de tus palabras que vierten tanta claridad. Si, como tu dices, el eliminar tanta vestidura y andar mas desnudos por la vida es reconocernos en lo que realmente somos...
"Soy el que Soy y nada tengo que hacer (ni manejar-ni controlar) solo dejarme llevar (sin egos), humildemente por el amor que brota de mi corazón.
Te dejo un abrazo enorme reconociéndome en tí como el "Uno" que Todos Somos !!!

Valeria dijo...

hola,es muy lindo lo que escribís y lo que expresás. Lamentablemente si te tirás al vacío de la rebeldía,lo que estás haciendo es rechazar a Dios.
"Porque de tal manera AMO Dios al mundo que ha dado a Su Hijo Unigénito para que todo aquel que en El cree no se pierda, mas tenga vida eterna"Juan 3.16

Cristo murió por los pecados del mundo, ocupó tu lugar y el mío,y en esa cruz sufrió la muerte física y espiritual que nos correspondía. Ahora, Cristo es el unico camino al Padre, El es la verdad y la vida. Hay una única manera de echar mano de esa Salvación que ofrece y es rindiéndonos a los pies de Cristo, entregándole toda esa rebeldía a El,porque por nuestras rebeliones es que murió. LLamándolo, porque El está vivo,ascendió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre, pide que te salve, que sea el tu Señor y Salvador, y el te sellara con el Espíritu Santo de la promesa. Te hará Su Hijo. Ese vacío al que saltas es tu propio vacío que tiene la forma de Dios, solo El lo llena completamente cuando nuestro duro corazón se abre a El. "El no puede rechazar un corazón contrito y humillado"El vino a dar vida y en abundancia, el ladrón solo viene a robar, matar y destruir. Para estar con El, debemos morir a nosotros mismos, porque Dios es Luz y en El no puede habitar tinieblas.Hace un año y medio yo vivía con este tipo de rebeldía y vacío, pero El me salvo y te puedo asegurar que es lo mejor que te puede pasar en la vida. Se termina toda incertidumbre,toda tristeza porque El esta conmigo en cada momento,El esta VIVO. La vida cristiana es lo más maravilloso que hay,El da un proposito a nuestra existencia.
Que el Señor te bendiga,guarde y guíe. Anhelo puedas echar mano de esa preciosa salvación y que seas mi hermana en Cristo.El sacrificio en la cruz es el AMOR DE DIOS MANIFESTADO.
Valeria